LOGIN

Manifestaciones culturales

 

Las huellas del pasado han quedado grabadas sobre el territorio y en las tradiciones de sus pobladores. Esta tierra guarda el recuerdo de costumbres comunales hoy caídas en el olvido o en desuso, como por ejemplo, la rozada de los terrenos de común aprovechamiento, la roda de los ganados, la utilización de los molinos, las veladas de las mujeres para hilar el lino y la lana (los hilandares o filandares), el ojeo de los lobos o la recomposición de los caminos.


Las viviendas populares y las construcciones auxiliares (palomares, molinos, corrales o pariciones, pontones, cercas de llameros, etc.) guardan los modos de antaño y son otra herencia cultural. La utilización de los materiales de terreno, cuarcita y pizarra, el juego de volúmenes o los detalles decorativos introducen unas señas de identidad de los pueblos de la comarca de Aliste, Tábara y Alba. Uno de los elementos más destacados del patrimonio edificado y del paisaje ecocultural lo constituyen los corrales tradicionales. Su origen está vinculado al aprovechamiento de los pastaderos del llano y de los brézales de la Sierra por parte del ganado lanar de reza castellana negra. Estas construcciones también servían para proteger a los rebaños de ovejas  y cabras de los ataques de los lobos. Cuando el pasto empieza a secarse, parte de la cabaña de ovino, se desplaza a los agostaderos sanabreses.


Los corrales se levantan en terrenos comunales al pie de la Sierra y forman grupos poco numerosos (las majadas). La planta es circular, por norma general, si bien existen corrales cuadrados y ovalados. El muro de 1´50 m. está construido de mampostería en seco o trabado con mortero de barro. En el interior, a 0´50 metros de la pares, se suceden los rincones de pizarra o de madera donde descansan las vigas y la cubierta o “capa” de urz.

 



(c) 2017. Este site está creado con Barracus Framework, un producto de elequipoe.com(c) 2017. NCMS, Eleva Tu Punto De Vista